Seguimos la línea del post anterior y en esta ocasión os hablaremos de como lavar y tratar prendas de lana.

La lana se trata de una fibra natural. La extracción de la lana se hace de forma medida, sin dañar en ningún momento a las ovejas. Nuestros productores son pueblos del Himalaya que quieren a sus animales como su familia. Saben el tesoro que significa para ellos y los suyos.

La lana posee diferentes cualidades que la convierten en ideal para la creación de prendas textiles, entre otras funciones. Para más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Lana

La lana es un material muy delicado que tiende a encogerse, por lo que hay que tener cuidado en su lavado.

Lava tus prendas a mano usando un recipiente con agua jabonosa, utilizando un jabón especial para prendas delicadas, con agua fría o tibia.

También puedes usar la lavadora en función lana, y después dejarla secar al aire. Mientras esté un tanto húmeda es recomendable estirarla para que adquiera más fácilmente su tamaño original.

Para su secado puedes colocar la prenda sobre una toalla seca y limpia. Enrollar la prenda en ella y apretar la toalla enrollada SIN RETORCER la toalla ya que podría dañar las fibras.

Es recomendable no colocarla en perchas ya que podría deformar las fibras.

Saca la prenda de la toalla y colócala encima de otra toalla seca y limpia para que se seque al aire.

 

Aprovecha a planchar tu prenda cuando aún esté húmeda, pero recuerda que las muchas prendas de lana no requieren planchado.

En caso de hacerlo, realizar el planchado a temperaturas bajas.

Cualquier cuestión acerca de la lana nos podéis contactar aquí: info@nebbana.com

 

Seguimos Nebbaner@s!!